Productora de Frida se suicida tras revelaciones de _MeToo

Jill Messick, quien fungió como productora de películas como Frida (protagonizada por Salma Hayek) y Baby Mama, se suicidó a los 50 años, así lo informó su familia a través de un comunicado.

Messick, madre de dos hijos, murió el miércoles en Los Ángeles, sin embargo, su muerte fue dada a conocer hasta la noche de éste jueves. Padecía trastorno bipolar y por años sufrió de depresión, dijo su familia. Pero agregó que también estuvo consternada por la reciente atención mediática que recibió tras emerger detalles de supuesta conducta sexual inapropiada por parte de Harvey Weinstein, (quien fue denunciado por actrices que formaron el movimiento #MeToo), diciendo que ella “se convirtió en daño colateral de una historia ya horrorosa”.

La actriz Rose McGowan acusó a Weinstein de haberla violado en el Festival de Cine de Sundance en 1997 y recientemente dijo que Messick, quien era su manager en aquel entonces, no la apoyó en su lucha contra magnate de Hollywood y después aceptó un trabajo con él.

Sin embargo, la familia de Messick indicó que McGowan le reportó el incidente sin decir que había sido violación, pero que Messick, al darse cuenta de que algo inapropiado o ilegal había ocurrido lo reportó a sus jefes antes de irse a trabajar con Weinstein en Miramax.

Abogados de Weinstein usaron un email de Messick para defenderlo el mes pasado. El correo decía que McGowan le dijo a Messick que se metió consensualmente en un jacuzzi con Weinstein y que luego lo lamentó. Weinstein ha negado sus denuncias de violación.

La familia dijo que Messick decidió no defenderse por temor a minar a otras mujeres que se pronunciaran sobre el asunto.

“Ella optó por no agregar al creciente frenesí, permitiendo que su nombre y su reputación fueran manchados pese a no haber hecho nada malo”, explica el comunicado.

Pero sufrió en silencio, dijo la familia: “Ver su nombre en los titulares una y otra vez … junto con el desesperado intento de Harvey por vindicarse fue devastador para ella”.

Tras concluir su relación laboral con la actriz, Jill Messick pasó a trabajar para la productora Miramax de los hermanos Weinstein dando por hecho que Rose había cerrado por completo la herida infligida por Harvey.

 

LA RAZON MEXICO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *