Internas controlan penal de Tanivet, Oaxaca: directora

La recién nombrada directora del Reclusorio Femenil de Tanivet del Estado de Oaxaca, Sofía Pulido Diosdado, denunció que dicho centro de internamiento es controlado por las internas, mientras que las reclusas acusan falta de apertura por parte de la nueva directora.

“Fueron muy permisibles; yo creo que el control lo tienen ellas, si quieres reglamentar algo de lo que estaba mal no lo permiten y se “levantan”; para mí ha sido muy pesado estos 20 días”, resaltó la encargada del penal.

“No ha cambiado nada porque no lo han permitido”, señaló Pulido Diosdado. “Lo único que implementé fue la Comisión Disciplinaria, pero siempre apegada a sus derechos; tan es así, que hay una persona que nos acompaña de la comisión las dos veces que hemos llevado a cabo el comité”.

Afirmó que para tomar el control va a costar mucho trabajo, ya que no es cuestión de meses ni de un año: “Viene desde hace mucho tiempo atrás”, dijo la encargada, “si quieres llegar ahorita y meter disciplina es muy difícil”.

161
reclusas tiene el penal de Tanivet
178
es la capacidad del penal
114
son de Oaxaca
117
del fuero común
44
del fuero federal
12
adultos mayores
26
mujeres indígenas
8
niños viven con sus madres en el penal

 

Para la directora el cambio se tiene que realizar de manera paulatina ya que no se cuenta con el personal necesario.

“Necesitamos mentalizar a la gente y todo el apoyo de los compañeros, para que poco a poco se vaya regularizando, empezando con el área de seguridad”, mencionó.

Qué dicen las internas…

El intenso calor hacía que las internas buscarán refugio bajo los pequeños árboles. En una mesa, cuatro mujeres comían semillas, dos encendedores y una bolsa de plástico ocupan todo el espacio.

El área de visita del penal de Tanivet lucía solitario, no más de 10 mujeres se entretenían en lo que podían. No fotos, era la indicación para los reporteros.

La mayoría de las reclusas asistieron a la presentación de cursos y capacitaciones para las personas privadas de la libertad del Cereso Femenil de Tanivet que inculca el Icapet (Instituto de Capacitación y Productividad para el Trabajo del Estado de Oaxaca).

En el salón en donde el evento se desarrollaba, el ajetreo era intenso. Dos niños jugaban, uno de dos y una pequeña de no más de año y medio, ajenos a la situación de encierro de sus madres.

Y mientras María Concepción Tovar Monreal, subsecretaria de Prevención y Reinserción Social daba su discurso, las internas, ágiles de manos, terminan sus cestos, bolsas y otras manualidades.

Victoria, quien lleva recluida seis años en el penal acusada de secuestro agravado -aún sin recibir sentencia- respondió al llamado de una entrevista: “Soy de San Pedro Pochutla, y me declaro inocente”.

Fue todo lo que pudo decir; los custodios se acercaron y dijeron que no se podía hablar con nadie: “No nos dejan hablar”, gritaron al unísono otras tres mujeres.

“Si no te comportas, te vas”, le dijo uno de los custodios al reportero, mientras dos más se acercaron amenazantes. “Para que nos invitan, si nos corren”, dijo un fotógrafo. No pasó a mayores, los ánimos se calmaron.

La presentación de los cursos transcurrió con normalidad. Cuando todo finalizó, una mujer se acercó sigilosa al reportero y le entregó una nota:

“Les pedimos apoyo, no podemos hablar por miedo; hay muchas irregularidades en el penal por la nueva dirección a cargo de Silvia Pulido. Nos obligaron a acudir a la proyección de Icapet para que vean que nada pasa, pero todo está mal, les pedimos a alguien que nos escuche”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *