Este hotel funciona desde hace 1.300 años, es el más antiguo del mundo y se encuentra en Japón

Varios hechos tuvieron lugar en el año 705. La destrucción de la ciudad de Cartago (norte de África), la muerte del Papa Juan VI, entre otros. Seguramente son datos que muchos no conocíamos, así como el hecho de que ese mismo año nació un modesto negocio familiar que hoy aún continúa funcionando: un hotel.

Al consultar en el Libro Guinness de los Récords cuál el es hotel más antiguo en funcionamiento, aparece un establecimiento que está en actividad desde el año 705. Se trata del Nisiyama Onsen Keiunkan, un hotel de aguas termales ubicado en un pequeño pueblo de la prefectura de Yamanashi, en Japón.

Así entonces, el negocio que inició siendo una posada en el año 705, ha sido operado por 52 generaciones durante más de 1.300 años.

La clave para mantenerse en activo

Con esa longevidad, no es nada raro que el hotel haya sido nombrado el más antiguo del mundo. Un negocio que desde su fundación atrae a los visitantes por lo mismo: las aguas termales, que no paran de fluir. Incluso en su sitio web promueven esos manantiales y otras atracciones cercanas, como el parque de monos Jigokudani y el monte Fjui, pero mantienen cierta discreción respecto a la extensa historia familiar, al punto que no existe ningún anuncio sobre la distinción.

Piscina Nishiyama Onsen Keiunkan
Piscina Nishiyama Onsen Keiunkan / Fotografía cortesía de Getty Images / Flickr Open

Si bien muchos de los turistas afirman que la clave para la longevidad del hotel la conforman la experiencia familiar y la excelencia en la gestión de sus servicios, para mantenerse en activo durante siglos se necesita aún más.

Curiosamente el Hoshi Ryokan, segundo hotel más antiguo del mundo, inició labores 13 años después, se ubica también en Japón, a unas seis horas de camino desde el Nisiyama Onsen Keiunkan.

Además de hoteles, Japón es la cuna de las mayores antigüedades del mundo. Entre ellas, Honke, una fábrica de cerveza de sake que existe desde 1141. Y así también se encuentran muchas de sus construcciones y monumentos, lo cual no sorprende tanto si tenemos en cuenta que estamos hablando de uno de los países con una economía de más de 2.600 años.

Nisiyama Onsen Keiunkan
Imagen: Nisiyama Onsen Keiunkan (Wikimedia Commons)

La Primogenitura

El derecho a la primogenitura es uno de esos ingredientes adicionales que existe en Japón para que los negocios perduren. Allí el hijo mayor es el heredero de toda la fortuna de un patriarca, las empresas en ese país pueden transferirse completamente a un solo integrante de la familia.

Pese a que este derecho terminó desvaneciéndose con el siglo XX, los dueños de empresas a menudo las transfieren a un único heredero (así no sea de “sangre”). De este modo, el propietario legalmente adopta a la persona idónea para liderar su compañía y luego se la cede.

Esta práctica en Japón ha permitido que tanto las nuevas como las antiguas empresas familiares puedan evolucionar con el paso del tiempo. Un ejemplo de ello es Nintendo, que inició fabricando juegos de cartas en el año 1800 y hoy continúa con nosotros pero en el mercado de los videojuegos.

Nisiyama Onsen Keiunkan
Imagen: Nisiyama Onsen Keiunkan (Wikimedia Commons)

A todo esto, respecto al hotel Nisiyama Onsen Keiunkan, la última reforma que le hicieron fue en 1997. En realidad no es especialmente grande, tiene solo 37 habitaciones, además de un bar con karaoke y un restaurante donde sirven carne koshu, una especialidad local.

GRANDES MEDIOS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *