AVES DE RAPIÑA

Por: Felipe Sánchez Jiménez

Gran revuelo causó la semana pasada la imprudencia colosal de los políticos del Morena que, en la región de la Costa, insisten, igual que su icono AMLO, en lucrar políticamente con la pandemia.

       La irracionalidad reunió en esa zona, una parvada de aves carroñeras -de todos los colores- para hacer campaña política en plena Pandemia. Se pasaron por el arco del triunfo la emergencia sanitaria y convocaron reuniones masivas para entregar los apoyos en efectivo a los grupos marginados. No les importó poner en riesgo la vida misma de los indigentes de los pueblos Chatinos. Se ve que, como dice su icono AMLO, el Coronavirus les cayó “como anillo al dedo”.

CAYÓ EL PRIMERO

       Llegó a tal grado la orgía de lucro político entre esas aves de rapiña que, se prendieron los focos rojos.

       Del mismo partido Morena buscaron a los responsables y los objetivos de tal imprudencia. De entrada, encontraron que el subdelegado del Programa Bienestar, en la Costa, un tal Gabriel Cerón. es el principal promotor de tal barbaridad. Este funcionario, apenas tuvo el huesito de subdelegado,   empezó a levitar. En sus sueños de ser diputado rompió las estrictas reglas de la cuarentena e hizo alianzas con el inefable Salomón Jara y un grupo de políticos marrulleros. Al saber que el gobierno de AMLO adelantó dos meses de apoyo para que los viejitos y otros becarios puedan paliar la crisis de la epidemia, se fueron de bruces. Todos vieron el momento de hacer caravana con la entrega del dinero y hacerse propaganda. Al tal Cerón le descubrieron el jueguito y, según me informan ¡fue cesado ipso facto!

       Así está la desesperación. Cual más de los Morenistas se ve exasperado.

COMPLICIDADES

       El gran riesgo que implica juntar en tiempos de pandemia a tantos campesinos, la mayoría ancianos, en Juquila y otros municipios Chatinos, fue advertido por gente del Morena, pero nadie se sosegó. Los apuró la ambición.

       Me informan que convocados por el senador Salomón Jara se aliaron para conseguir el aplauso fácil, la presidenta municipal de Pochutla, Saimy Pineda; su homólogo de Mixtepec, Fredy Gil Gopar, la diputada federal Carmen Bautista, entre otros. Si salomón sigue en su alucinación de que AMLO lo haga candidato a gobernador, los demás también tienen sus fantasías políticas.

       El reparto adelantado de dos meses de los apoyos sociales en toda la Costa Chica de Oaxaca, avivó las ambiciones políticas tanto de los Morenistas citados como del priista motejado “Malvavisco”. El sub delegado Cerón, en su sueño de ser diputado, rompió las reglas del Morena de no entregar los apoyos del gobierno federal a través de intermediarios. Como poseedor de los padrones de todos los beneficiados los compartió con algunos presidentes municipales a cambio de que los llamara para reunirse con Cerón. Así se convertiría en una especie de “gran dador”. Calculaban muchos aplausos y la oportunidad de pararse el cuello de esta manera. Los desvalidos agradeciendo la entrega del dinero de manos del subdelegado, del presidente municipal, de la diputada y, al final, en el evento de mayor asistencia, aparecería el gran “Tlatoani” Salomón Jara. Eso eran sus planes, pero su quimera reventó.

SIN REGATEOS

       Mientras nuestros flamantes diputados del Poder Legislativo, andan todavía planeando -cual zopilotes- la manera de dejar algo de su jugoso presupuesto para ayudar a la crisis de la epidemia del Coronavirus, en el Judicial dieron el primer paso. Una generosidad sin tanto regateo.

       Me informan que se reunieron el Poder Ejecutivo, Alejandro Murat Hinojosa, y el Judicial, Eduardo Pinacho Sánchez, el pasado fin de semana. Analizaron la petición del gobernador de que funcionarios de alto nivel de los tres poderes pudieran aportar algo de sus salarios para poder sortear con mayor efectividad la contingencia sanitaria por el Covid-19 y en un ejercicio de corresponsabilidad, el magistrado presidente Pinacho, no lo pensó mucho. Hizo cálculos de su presupuesto y ofreció al gobernador una aportación de un millón 700 mil pesos aproximadamente, con el objetivo de apoyar los hospitales públicos y centros de salud en la entidad. La noticia la confirmaron horas después, los dos altos funcionarios.

        Marcando sus líneas de poder, el presidente del Tribunal Superior de Justicia y del Consejo de la Judicatura le informó al Ejecutivo que magistradas, magistrados, consejeras, consejeros, juezas, jueces, directoras y directores de la institución, aportaron un porcentaje de su salario para sumarse a la propuesta planteada por el Ejecutivo el siete de abril de este año.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *